El dinero, el éxito y el poder, ¿El sueño dorado?

Charlas de los Lunes

El dinero, el éxito y el poder, ¿El sueño dorado?

 

 

¿Cómo podemos ser seres prósperos? ¿Cómo se genera riqueza? Nuestra cultura no es una cultura de prosperidad y en eso está basado el judeocristianismo. Hay que ir poco a poco desmontando ciertas cosas. ¿Qué hace un ser próspero? Es aquel que entiende el “Para qué” de la vida y es capaz de saberse creador de prosperidad, generador de riqueza, generador de recursos, donde esté y en el tiempo en que le toque. Si aquí donde yo estoy sé hacer dinero, sé hacer felicidad, sé hacer una vida plena, donde me pongan y con quien me pongan, ahí nace la prosperidad. De allí vienen todos los añadidos, el agradecimiento, la bendición. Me tocó ser mesonero en un país extraño, pues yo voy a ser el mesonero que más propina tiene. ¿Por qué? Porque yo lo sé hacer. Esa codificación es la misma para ser feliz, para ser útil, para servir. Es la que hace posible que tu prosperidad sea algo inherente a ti . La prosperidad nunca está fuera, y por eso se dice una frase muy mía que la encontré en la alquimia: “Cuando la guayaba está madura, viene el pájaro y se la come”. Todo en la vida se trata de madurar tu guayaba. Nos preguntamos: “¿Qué pasa conmigo que no se me da una oportunidad en donde yo saque dinero?”. Simplemente, porque la guayaba no está madura y madurar tu guayaba no es más que ponerte a trabajar contigo, sabiéndote verde aún. No pensar que tú eres el que se come el mundo, eso no sirve. Tienes que esperar tu hora de estar preparado